El mira hacia el cielo, llorando bajito, le cuenta a una estrella creyendo que es ella. Le tira besos desde su ventana y le pide a la luna que cuando la vea le diga al oído que quiere tenerla durmiendo a su vera con el en la cama tan fría y vacía. Y llora de pena, que pena.

Y desde el día en que Dios se la llevo, una lágrima espina en su corazón a el se le clavo. Recuerda su voz y tiembla al pensar cuando sueña de noche con ella. Y se hecha a llorar.

Solo le queda el recuerdo como una condena que lleva por dentro. Y corre sus venas, mirando una estrella que en cuatro paredes se come sus penas.

Solo, tú siempre estás solo. Digan lo que digan te han dejado solo, como dice el dicho, tu cría cuervos y te sacaran los ojos.

Abuelo, no llores que pronto vendrá la luna y bajará del cielo una estrella alumbrando el camino y allí estará contigo la abuela. Te esperara allí arriba en el cielo y te dirá bajito “Te quiero”

No quiero que me llores abuelo…

 

 

Nos hemos cruzado, has decidido mirar a los ojitos marrones que ahora van a tu lado… 20 ❤

 

Anuncis